Medallon Shungit Flor de la Vida

Orgonita Medallon Shungit con grabado naturalde la
Flor de la Vida, cordon de hilo de nudos corredizos.

Diametro: 5cm.aprox.

IVA incluido



()

  • Código de referencia: Shunflor
  • Más en Orgonita Shungit
  • Precio de coste:
  • Unidades por pack:

Flor de la Vida 

El símbolo de la Flor de la Vida sobrepasa los 6000 años. 
A traves del tiempo y de la historia, filósofos y artistas, al igual que los arquitectos de todo el mundo han sabido que la flor de la vida tiene una forma perfecta en proporción y armonía.

Este símbolo es considerado parte de la Geometría Sagrada y contiene un valor antiguo y religioso que muestra las formas fundamentales del espacio y tiempo.
En este sentido es una expresión visual de las conexiones que la vida tiene con todos los seres humanos.

Nuestra vida social no nos permite estar siempre en perfecta armonía con nuestro ser interior. Es normal que en ocasiones el ambiente nos perturbe: en el ámbito físico, emotivo, mental o espiritual. Nos cuentan las experiencias vividas que llevar una Shungit encima opera en nosotros un trabajo instantáneo para “reencontrar el norte” en numerosos dominios de la vida. Se produce un fenómeno de escudo protector sobre todas las fuerzas perturbadoras activas.

Los colgantes de Shungit son muy eficaces porque los llevamos en la región del timo o del chacra del corazón (entre los senos), que es un lugar de conexión con nuestras emociones y la inteligencia interior. Eso hace que la información cuántica del colgante active el discernimiento celular de nuestro cuerpo, iniciando de este modo trabajos de mejora instantáneos.

El primer efecto que producen los colgantes de Shungit es un fenómeno de escudo protectorsobre todas las fuerzas perturbadoras activas. Eso hace que las ondas electromagnéticas y todo tipo de energía polucionante ya no nos pueda afectar porque son aspiradas por el agujero negro que produce este mineral (el fenómeno se llama adsorción). Además, también tiene lugar un anclaje muy profundo en la tierra, que ayudará a que se realineen nuestros cuerpos energéticos.

La única contraindicacción de este mineral es que es mejor que no se lleve puesto para dormir, sobre todo en el caso de personas muy sensibles, porque como la Shungit nos mantiene anclados en la tierra y durante el sueño lo que hacemos es salir de nuestro cuerpo físico para recargar nuestra energía, se podrían sentir molestias, pesadillas o levantarse con cansancio. De todos modos, hay personas que duermen mejor con el colgante puesto, así que es cuestión de que cada uno pruebe lo que mejor le funciona. Ahora sí, a la hora de realizar meditaciones, la Shungit será una excelente aliada para facilitar el trabajo de conexión interior y en el plano mental, nos ayudará a dejar la mente en blanco, a no pensar. Tendremos que poner el colgante en nuestra frente, en el entrecejo, el chacra del tercer ojo.

Otra cuestión a tener en cuenta es que la Shungit debe enseñar a nuestro cuerpo a regularse progresivamente para que éste se vuelva autónomo y no necesite su asistencia permanentemente, sólo en ocasiones puntuales.

En el ámbito terapéutico, llevar una Shungit encima ayudará a no cargarse de las energías negativas de los clientes y también evitará la descarga de la propia energía.

Cuando pasamos por períodos de fragilidad o desgaste emocional, es bueno colgarse una Shungit entre el chacra del plexo solar y el del ombligo.